Autolesiones – Joselyn Lugo

22 Apr

Autolesiones – Joselyn Lugo

¿Qué es la autolesión?

Es el acto de lastimarte a propósito la superficie de tu propio cuerpo, como cortarte o quemarte. Generalmente, no se trata de un intento de suicidio. Más bien, este tipo de autolesiones es una manera no saludable de enfrentar el dolor emocional, el enojo intenso y la frustración.

¿Ocurre en una edad promedio?

Si, entre los 12 y los 14 años es el rango de edad más frecuente, sin embargo ya se está dando a edades más tempranas y se extiende en muchos de estos jóvenes hasta la edad adulta. Las mujeres son quienes más recurren a las autolesiones.

¿A qué se debe esta conducta?

Aunque las autolesiones pueden ocasionar una sensación momentánea de tranquilidad y liberación de tensión, generalmente están acompañadas de culpa, vergüenza y el regreso de emociones dolorosas. Si bien las lesiones que ponen en riesgo la vida generalmente no son a propósito, con las autolesiones aparece la posibilidad de conductas autoagresivas más graves e incluso, mortales.

¿Hay una personalidad de base que sea característica?

El Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales (DSM), en su cuarta versión, consideraba las conductas autolesivas exclusivamente como un síntoma del trastorno límite de la personalidad, no obstante, en su quinta versión se le ha considerado como una condición independiente con su propia sintomatología. Sin embargo, no se descarta que ésta pueda presentarse en comorbilidad con otros trastornos como los del estado de ánimo, los de ansiedad, los alimenticios. Dichos trastornos son los que más se encuentran en los jóvenes que llegan a la consulta.

¿Es una vía de escape a un dolor más profundo? ¿Por qué la persona elige sentir ese dolor?

Dañarse a uno mismo es una manera de lidiar con emociones muy intensas. A algunas personas les proporciona el alivio que el resto de nosotros suele encontrar en el llanto. Pero tal vez estas personas han llorado tanto que ya no les proporciona ningún alivio. Algunas personas que se autolesionan se sienten tan enfadadas y agresivas que no pueden controlar sus emociones. Tienen miedo de llegar a lastimar a alguien, así que vuelven su agresión hacia sí mismas buscando liberarse de ella. A veces se considera a estas personas como buscadoras de atención. Sin embargo, una persona que se autolesiona puede creer que ésta es la única manera de comunicar o manejar malestar. No es precisamente que elija sentir ese dolor, es más bien el nivel de afrontamiento que tiene para resolver los conflictos que le aquejan, como te mencionaba anteriormente, es difícil siendo para algunas personas lidiar con ciertos problemas que se les presentan, como la separación de los padres, acoso escolar, abuso sexual, separación de la pareja, duelos, etc.

¿Hay relación dolor-placer?

Para algunas personas, el dolor físico es preferible al dolor emocional ya que esté sólo puede sentirse como inespecífico, difícil de precisar y de aliviar. Sin embargo, al cortarse, los adolescentes dicen sentir una sensación de control y alivio al saber de dónde proviene su dolor, de una forma específica, y, al mismo tiempo, sensación de bienestar cuando se detiene. Las lesiones pueden simbolizar el dolor interior que no se pudo verbalizar, confiar a alguien, reconocer lo que duele. Muchos de los adolescentes que se cortan describen la sensación de alivio que sienten al hacerlo, lo que es común de las conductas compulsivas. Ello podría ser debido a varios motivos: la liberación de endorfinas u hormonas del “placer” que se liberan cuando se produce un esfuerzo físico intenso y que también pueden liberarse cuando se produce una lesión; la distracción de las emociones dolorosas que produce el dolor físico intenso y la impresión de ver sangre.

El placer que aparentemente pueden sentir, es solo sustitutivo al dolor.

¿Cómo desviar el foco de atención a ese impulso y realizar otra estrategia para aliviar el malestar?

La exploración personal necesaria para resolver este problema suele hacerse mejor con la ayuda de un psicólogo. Pero esto no significa que una persona que utilice la autolesión como una estrategia de afrontamiento, no pueda tener cierto control de la situación.

La mayoría de la gente que se infringe daño desea dejar de hacerlo, y pueden lograrlo si desarrollan nuevas maneras de afrontar el estrés y de comunicarse. Sin embargo, algunas personas pueden necesitar no sólo modificar su comportamiento, sino también entender por qué han recurrido a esto.

¿Cómo se trabaja la desregulación emocional de estas personas?

La desregulación emocional puede aparecer en distintos grados y no se considera un diagnóstico en sí, sino como característica subyacente en distintos trastornos psicológicos. En este sentido, se relaciona principalmente con comportamientos de tipo disruptivo y de falta de control de los impulsos.

Los aspectos reguladores de las emociones se enfatizan de forma especial en la infancia, y la investigación demuestra que las emociones organizan el desarrollo de las relaciones sociales. Las estrategias de regulación se pueden ver influidas por diversos factores, entre los que se incluyen la calidad del apoyo de los padres mientras el menor aprende a afrontar situaciones no siempre fáciles.

Se deben alcanzar diversas metas de desarrollo relacionadas con las emociones y su regulación: tolerancia a la frustración, comprometerse y disfrutar con los demás, reconocer el peligro y afrontar el miedo y la ansiedad, tolerar la soledad por periodos razonables, desarrollar amistades etc. En niños y adolescentes, las competencias de regulación emocional han sido consideradas un factor de protección ante la aparición de problemas y trastornos tanto de tipo internalizante como externalizante.

¿Hay un tratamiento específico?

Existen diferentes tratamientos terapéuticos como: Psicoterapia individual, Tratamiento para el Trastorno de Estrés Postraumático, Terapia Racional Emotiva, Terapias para pacientes que se auto-lesionan asociados al Trastorno de Personalidad Limítrofe, Terapia Dialéctica Conductual, Terapia de Grupo Interpersonal, Tratamientos psicofarmacológicos. Sin embargo, el terapeuta debe entender por qué una persona se autolesiona, esa es la clave para poder ayudarla a no tener que seguir utilizando el auto daño como mecanismo para hacer frente a emociones intolerables.

¿Existen conductas previas que nos puedan alarmar, tanto a profesionales como a familiares?

Pueden existir factores o situaciones previas para que un adolescente comience a utilizar la autolesión como cura al dolor emocional que está sintiendo. Puede ser por abuso sexual infantil, divorcios, bullying, etc.

Generalmente son chicos a los que les cuesta comunicarse, que no hablan mucho con sus padres, se encierran mucho, les cuesta trabajo llorar ante una situación, poco verbalizan lo que sienten.

¿Cuál es el foco de trabajo terapéutico? ¿Tiene que ver con la personalidad, emociones o estrategias de afrontamiento?

Como ya te mencioné existen diferentes tipos de tratamientos tanto psicológicos como farmacológicos. El tratamiento va a depender siempre de cada individuo. Dentro del proceso terapéutico, se pueden notar cambios importantes en la conducta y emociones y es muy importante el apoyo familiar. El autoconocimiento, empoderamiento y el aprendizaje de diversas estrategias y recursos para el manejo emocional, pueden suplir por completo la necesidad de estrategias autolesivas.

Vas a dictar un curso online sobre esta temática: ¿Cómo estará enfocado?

Si, pronto estaremos dictando un nuevo curso, ha sido muy enriquecedor colaborar con ustedes en Cambio de Hábitos. Este curso sobre Autolesión estará enfocado en informar y prevenir sobre las conductas autolesivas en niños y adolescentes. Dirigido para padres, profesores principalmente, así como a los profesionales del área de la salud mental.

Entrevistadora:
Lic. En Psicología Victoria Garayalde
Pasante en Cambio de Hábitos.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *